Características Biológicas

Tipos de Hábitats - Lagunas

Los sistemas leníticos son complejos hídricos epicontinentales en los que predomina el estancamiento frente al flujo. Ecológicamente estos sistemas pueden diferenciarse en diversos tipos de medios lacustres o lacunares que se caracterizan, en conjunto, por el predominio del biotopo acuático frente el higrófilo, debido a la acumulación, permanente o no, de agua superficial. Las peculiaridades características biogeográficas del territorio propuesto han favorecido la existencia de un importante elenco de sistemas leníticos, distribuidos mayoritariamente por las áreas más deprimidas de la cuenca, y asociados con surgencias o con los aportes procedentes de cauces fluviales.

Estos sistemas tienden al acúmulo y al estancamiento de una capa de agua, favorecidos por anomalías del sustrato. Un debilitamiento de esta tendencia puede ocasionar que, aún persistiendo el estancamiento, se reduzca progresivamente el encharcado, provocando la aparición de sistemas semiterrestres (humedales) y finalmente, en un grado mayor de pérdida, ecosistemas terrestres.

La entidad de la capa de agua libre sirve como criterio para la segregación entre lagos, lagunas y charcas. Un lago debe de tener la profundidad necesaria para mostrar fenómenos de estratificación vertical en la masa de agua. Las lagunas son ecosistemas con una lámina de agua permanente de menor entidad (5-50 m) o menor profundidad, pero de una superficie mayor a una hectárea. El factor discriminante es una menor relación entre volumen de agua retenida y la superficie de contacto con las orillas y el fondo que un lago, lo que se traduce en la ausencia de estratificación térmica estable. El término charca se utiliza para englobar a las lagunas de escasas dimensiones (lagunazos, estanques, etc), es decir, medios que poseen una lámina de agua inferior a 5 metros de potencia, o que recubre una superficie menor a una hectárea. En el período estival la entidad de esta lámina de agua puede persistir (charcas permanentes), o en ocasiones llega a desvanecerse, manteniéndose el nivel freático en subsuperficie (charcas semipermanentes). Las charcas semipermanentes constituyen un límite ambiguo entre los sistemas lacustres y los semiterrestres.

En los lagos, lagunas y charcas permanentes se pueden diferenciar dos grandes zonas ecológicas. Externamente, en contacto con medios semiterrestres o incluso totalmente terrestificados, se establece la franja litoral o ribera, que comprende los diversos biotopos donde se desarrolla la vegetación de macrófitos y carófitos. Hacia el interior se encuentra una zona de agua libre (pelágica), en la que están ausentes las comunidades de macrófitos y carófitos, dominando en ella el plancton. En las charcas semipermanentes el estiaje provoca la desaparición de la zona pelágica, dejando al descubierto los sedimentos que anteriormente estaban cubiertos por las aguas. Estos sedimentos son en ocasiones vegetados por comunidades pioneras efímeras, dominadas por biotipos anfibios o generalmente higrófilos.

ESPECIES CARACTERÍSTICAS

Las limitaciones climáticas para el desarrollo de la vegetación acuática se reducen a los efectos de la disminución o ausencia estacional de lluvias, que afecta al mantenimiento de la capa de agua superficial. En medios poco alterados y no contaminados, el carácter ácido y poco mineralizado del agua favorece la existencia de comunidades sumergidas de carófitos del orden Nitelletalia. Sin embargo están muy poco representadas las de Charetalia, propias de aguas mineralizadas. Son también frecuentes las comunidades de briófitos, tanto en ambientes aéreos con elevada humedad, como en medios completamente sumergidos. Destacan entre estas últimas las formaciones de Fontinalis antipiretica, indicadoras de aguas de reducida mineralización.

La mayor parte de la biomasa vegetal corresponde a vegetación cormofítica, que determina, en relación con la entidad de la capa de agua libre, la percepción visual del complejo lenítico. La vegetación acuática se caracteriza por el predominio de comunidades de hidrófitos natantes (Lemnatea), adnatos (Ceratophylletea), mesopleustófitos (Utricularietea) y sobre todo de hidrófitos radicantes (Potametea). Junto con las comunidades estrictamente acuáticas se encuentran otras de higrófitos anfibios que se distribuyen mayoritariamente entre las clases Phragmitio- Magnocaricetea , Littorelletea e Isoeto-Nanojuncetea . A medida que el gradiente de humedad decrece encontramos diversas comunidades de plantas anfibias y emergidas, cuya mayor complejidad estructural corresponde a los bosques higrófilos: saucedas, alisedas y abedulares, que se interconectan con la vegetación zonal del territorio y con otras formaciones azonales hidrófilas (prados y brezales higroturbosos, esfagnales, etc). A continuación se describen pormenorizadamente los dos grandes tipos de vegetación lagunar del territorio.

A. Vegetación sumergida lagunar

La vegetación sumergida lagunar, correspondiente a Hábitats naturales de aguas estancadas, comprenden normalmente comunidades pauciespecíficas. Están integradas por elementos que flotan libremente en la superficie; o que se encuentran enraizados en el fondo, de modo que sólo las flores y parte de su aparato vegetativo se encuentran en la superficie. Los componentes de estas comunidades han sufrido en el curso de la evolución notables modificaciones, tanto desde el punto de vista morfológico como fisiológico, lo que les confiere un elevado interés científico.

El sintaxon Lemnetum gibbae agrupa a las comunidades de aguas remansadas (ríos, canales, lagunas, etc.), limpias o generalmente eutrofizadas y contaminadas, caracterizadas por la presencia de Lemna minor y puntualmente de Lemna gibba. Según Rivas-Martínez (1983) las poblaciones puras de Lemna minor corresponden en muchos casos a fragmentos de la asociación Lemnetum gibbae, que colonizan aguas contaminadas ricas en iones solubles.

La comunidad de Lemnetum gibbae se encuentra ampliamente distribuida en la mayor parte de los complejos hídricos de la Terra Chá, en los que sólo aparece Lemna minor. La mayor representación de Lemnetum gibbae se halla en los medios lacunares eutrofizados, como ocurre en la Laguna Central de Cospeito, donde se distribuye de forma irregular por la mayor parte de la lámina de agua, aunque sin llegar a formar poblaciones densas de considerable extensión. En el resto de los complejos, su presencia apenas es significativa, restringida a zonas marginales de la superficie lagunar y canales de aguas lentas y eutrofizadas.

Son igualmente monofíticas las comunidades de Utricularietea, las cuales se encuentran distribuidas por diversos complejos de la Terra Chá, como son la laguna central de Cospeito, la Lagoa de Bardancos, las charcas permanentes de Fontefría – Home Morto, Pedroso, Seixas y Abelleiras, así como en las pequeñas charcas temporales y canales de los complejos de San Breixo, Denune y Toiral. Las comunidades de Utricularietea son características de medios poco profundos, en los que incluso la lámina de agua llega a desaparecer de su superficie durante los meses de verano.

Las comunidades de grandes ninfeidos (plantas de tallos poco ramificados y con hojas flotantes de largos pecíolos) que colonizan hábitats acuáticos permanentes, relativamente profundos y sin oleaje, se incluye en la alianza Nymphaeion albae . Dentro de ella, la comunidad de Potamogeton natans aparece ampliamente representada en aquellos medios lagunares que mantienen una lámina de agua permanente (Fontefría – Home Morto, Cospeito, Seixas y Abelleiras y Bardancos), así como de manera puntual se ha observado en los canales de entrada y salida de algunas de las lagunas (Cospeito, Fontefría – Home Morto), en áreas donde el curso se hace más lento.

Por el contrario la comunidad de Nymphaea alba tiene una distribución muy restringida en el territorio. Su presencia solamente ha podido testimoniarse en medios lagunares de dos complejos, aunque también es relativamente frecuente en tramos de aguas lentas del río Miño. En los Ollos de Begonte, donde constituye parte de la vegetación nerítica de ambas lagunas, muestra una naturalidad semejante a la observada en la Lagoa de Sobrado. Además, esta comunidad aparece de forma puntual en el complejo hídrico de la Lagoa de Cospeito, en concreto en un pequeño recodo del río Guisande, tras abandonar la Veiga de Anido y antes de su confluencia con el Támoga.

La mayor parte del medio lenítico existente en los diversos complejos hídricos de la Terra Chá esta colonizada por formaciones de miriofílidos, constituidos en menor o mayor proporción por Ceratophyllum demersum; Myriophyllum alterniflorum y Utricularia (cf. U. australis, U. vulgaris), junto con elodeidos (Potamogeton natans, P. grupo pusillus), cuyo aparato vegetativo ocupa la totalidad de la columna de agua.

Los primeros se caracterizan por presentar un reducido sistema radical, así como abundantes tallos, muy ramificados, sobre los que se disponen hojas divididas en finas lacinas. El aparato vegetativo de los miriofílidos permanece flotando debajo de la superficie del agua, unidos al sustrato o generalmente libres. Estas plantas originan mediante propagación vegetativa densas masas que pueden llegar a recubrir por completo la columna de agua de lagunas someras, como ocurre en la Lagoa Central de Cospeito y en la charca de los Ollos de Begonte. Los elodeidos, presentan también un sistema de sujeción reducido, con estructuras asimiladoras enteras, generalmente lacinadas o incluso filiformes.

La presencia de individuos del género Chara spp., en el seno de la masa de miriofílidos es relativamente común y ha sido localizada en el área próxima a la desembocadura de la actual Lagoa Central de Cospeito y en el canal perimetral de la laguna de Bardancos, así como en las charcas permanente de Fontefría y en las temporales de Seixas y Denune. Sin embargo estas poblaciones no alcanzan en ningún caso las dimensiones observadas en complejos leníticos alimentados por surgencias: Lagoa de Fonmiñá, Lagoas do Pedroso, Ollos de Begonte.

Las comunidades dominadas por miriofílidos y elodeidos, con presencia ocasional de ninfeidos han sido incluidas por Bellot (1966) en dos asociaciones: Ceratophylletum demersi (CERATOPHYLLETEA), que tiene como especie característica a Ceratophyllum demersum y Myriophylietum alterniflori (POTAMETEA), igualmente pauciespecífica y caracterizada por la presencia de Myriophyllum alterniflorum.

B. Vegetación litoral

En los bordes de lagunas, en los cursos de agua, así como en aquellos terrenos que permanecen cubiertos de manera estacional por una lámina de agua, se instalan comunidades de helófitos, sistematizadas en las clases: PHRAGMITETEA y LITORELLETEA.

En la clase PHRAGMITETEA se agrupa la vegetación higrófila constituida por helófitos o hierbas suculentas, que ocupan bordes de cursos fluviales o lagunares, así como las zonas pantanosas inundadas durante la mayor parte del año o al menos en el periodo invernal. De esta clase solamente se han incluido en la Directiva Hábitat las comunidades pertenecientes a la alianza Magnocaricion, caracterizadas por el predominio de CIadium mariscus, que constituye pequeñas formaciones pauciespecificas en bordes de lagunas y charcas, así como comunidades densas y de mayor extensión en el seno de medios higroturbófilos. La presencia de Cladium mariscus suele estar relacionada con medios de carácter eutrófico o meso-eutrófico.

En la alianza Phragmition (Phragmition communis) se incluyen cañaverales y espadañales de aguas más o menos profundas, propias de márgenes de lagunas y cauces de aguas lentas. Normalmente las comunidades de esta alianza se incluyen en el Scirpus lacustrisPhragmitetum, aunque en la mayoría de los casos (cf. Diaz González & Fernández Prieto, 1994) aparecen fragmentadas y muy empobrecidas, dominadas por algunas plantas características (Typha angustífolia, Scirpus lacustris, Phragmites australis, etc.) que pueden llegar a constituir comunidades monolíticas (Comunidad de Scirpus lacustris, comunidad de Typha angustifolia).

De este modo, las formaciones dominadas por eneas (Typha latifolia), antelas (Scirpus lacustris), cañas o carrizos (Phragmites vulgaris), colonizadoras de bordes de lagunas y cauces, así como en menor medida de humedales que mantienen en superficie o subsuperficialmente una elevada cantidad de agua durante todo el año, se incluyen en la alianza Phragmition. Las comunidades de Typha latifolia son muy abundantes en los humedales de la Terra Chá, sobre todo en aquellos de origen antrópico o que han sufrido una importante alteración humana, con grandes acúmulos de materiales margosos y/o arcillosos que mantienen una elevada concentración de agua durante todo el año (lagunas y charcas do Pedroso o las formadas en el Outeiro de Arcillá).

En los complejos hídricos del área de estudio son menos abundantes las comunidades de antela, Scirpus lacustris (subsp. tabernaemontani), que aparecen restringidas al complejo hídrico de la Lagoa de Cospeito. El carrizo (Phragmites australis) y la caña (Arundo donax), están presentes en algunos ecosistemas acuáticos de la Terra Chá, fuertemente alterados por acción humana.

Finalmente en la alianza Glycerio-Sparganium se incluyen comunidades de hierbas jugosas propias de bordes de lagunas, arroyos y ríos, con aguas poco profundas, claras y bien oxigenadas (Glycerio declinatae - Eleocharitetum palustris, Glycerio declinate - Oenanthetum crocate, Comunidad de Glyceria sp. pl. , Helosciadetum nodiflori) o por el contrario, en cursos pocos profundos bastante eutrofizados o contaminados (Helosciadetum nodiflori).

La clase LITTORELLETEA, reúne a comunidades vivaces, anfibias de hidrófilos y/o helófitos, generalmente de aspecto graminoide, que ocupan los bordes de charcas, lagunas y lagos oligótrofos sometidos a anegamientos estacionales: Junco heterophylli - PiluIarietum globuliferae (Pilularieto - Eleocharitetum) , Hyperico elodis -Potametum oblongi, o en los que la lámina de agua puede mantenerse en superficie durante todo el año, Eleocharitetum multicaulis.

El Junco hetereophylli — Pilularietum globuliflorae es una comunidad efímera, constituida por vivaces de pequeño porte. Coloniza los sedimentos inorgánicos, generalmente de naturaleza arcillosa, que quedan al descubierto en lagunas y charcas al retirarse la lámina de agua libre. Esta comunidad de desarrollo estival o en ocasiones otoñal se caracteriza por la presencia de Eleocharis multicaulis, Carum verticillatum, Galium palustre, Ranunculus flammula, Veronica scutellata, destacando además la presencia de Littorella uniflora y Pilularía globulifera. Estos últimos taxones llegan a constituir comunidades pauciespecíficas, cuya extensión está fuertemente condicionada por la sedimentología y el régimen hídrico del medio. Las comunidades de Junco hetereophylli - Pilularietum globuliflorae se encuentran localizadas preferentemente en los bordes de charcas semipermanentes de los complejos de Cospeito, Seixas y Fontefría – Home Morto, así como sobre los márgenes de las lagunas de Bardancos y Riocaldo, colonizando habitualmente los sedimentos arcillosos que quedan al descubierto tras la retirada de la lámina de agua.

Sobre los sedimentos arcillosos que sufren encharcamientos temporales se encuentran, además, comunidades pauciespecificas dominadas por Eryngium viviparum en las que suelen estar presentes también Cicendia filiformis, Exaculum pusiIIum, etc. Los sedimentos arcillosos que mantienen una elevada humedad en superficie durante la época estival, aparecen colonizadas por comunidades monofíticas de Litorella uniflora. La escasa superficie que ocupan estas unidades, la fragilidad del hábitat frente a las alteraciones antrópicas (roturaciones, desecaciones, canalizaciones, etc.) y el hecho de que muchos de los taxones que constituyen estas comunidades estén sujetos a condiciones ambientales que en ocasiones no se repiten en ciclos anuales, determina su elevado interés biológico.

Sobre los bordes de lagunas y charcas que quedan al descubierto al reducirse la lámina de agua, pero en los que se mantiene una elevada humedad en la rizosfera, favorecida por la existencia de sedimentos orgánicos o limoso-arcillosos, aparece la comunidad Hyperlco elodis - Potametum oblongi, constituida por hidrófitos y/o helófitos de pequeño porte, entre los que dominan Hypericum elodes, Hydrocotyle vulgaris, Potamogeton sp. pl. , Baldelila ranunculoides, etc.

El Eleocharitetum multicaulis está constituido básicamente por hidrófitos y/o helófitos de talla pequeña que se instauran en cubetas o pequeñas áreas deprimidas. En el período invernal suelen quedar sumergidas por una lámina de agua, pero ésta disminuye o incluso llega a desaparecer durante el periodo estival.