Ocio y Deportes

Turismo Termal

GALICIA - Agua para los Sentidos

El aumento que el turismo termal experimentó en Galicia posicionó su oferta en un indiscutible primer puesto dentro de la Península. Prueba de ello es la guía que tiene usted en sus manos, que en esta segunda edición incorpora una nueva veintena de establecimientos surgidos en los últimos tres años.

No obstante, más que la cantidad de balnearios, talasos o hoteles con spa, resulta aún más salientable su variedad, que permite que cada cliente encuentre, sin salir de Galicia, lo que más se ajuste a sus necesidades, gustos o presupuesto: desde un modesto balneario tradicional en el que restablecerse de alguna enfermedad hasta un establecimiento a la última en el que optar por un tratamiento de relax, estética o salud, o la combinación conjunta de todas estas facetas al tiempo que disfruta de la naturaleza, de los deportes al aire libre y, claro está, de la gastronomía local.

Cierto es que Galicia, una tierra repleta de leyendas, de literatura e incluso de canciones populares dedicadas a sus aguas, la tradición termal le viene de lejos. Ya los romanos, que sabían muy bien lo que hacían, supieron utilizar sus muchos manantiales no sólo para mejorar la salud, sino también para divertirse, relajarse y debatir en sus termas sobre lo divino y lo humano. Y, sin ir tan atrás en el tiempo, también la geografía gallega está sembrada de aquellos pozos de la curación en los que nuestros tatarabuelos encontraban alivio.

Durante la época dorada del termalismo - mediados del s. XIX a comienzos del s. XX- los balnearios gallegos con más tradición se convirtieron en grandes centros sociales que congregaban a la flor y nata de la sociedad. Tras la guerra, y con la moda de tomar el sol en la playa, fueron pocos los que se libraron de la decadencia o del cierre, aunque hoy, impulsados por la cultura del culto al cuerpo y por un ritmo de vida que obliga a frenar y recuperar el equilibrio físico y mental, los balnearios viven un segundo renacer.

Muchos recuperaron su gloria de antaño incorporando instalaciones de vanguardia. Así, atrajeron un público más nuevo, que, además de sus tradicionales fines terapéuticos, buscan unos días de sosiego y cuidados, reafirmando, así, la idea de que no es preciso estar enfermo para ir a un balneario. Otros, de nueva planta, abrieron sus puertas ligados a hoteles de cuatro y cinco estrellas y, al calor de la demanda, se les fueron sumando los centros de talasoterapia y los spas.

Los balnearios, cuyos tratamientos se basan en las propiedades preventivas y curativas de sus aguas mineromedicinales y que deben contar con un médico que las administre en los tiempos idóneos, se pueden decantar por la vertiente más lúdica o la más terapéutica del termalismo, aunque cada vez es más frecuente que combinen ambas, igual que ocurre con la talasoterapia, que basa sus tratamientos en las propiedades del mar y de lo que lo rodea. Por su parte, los spas, donde el agua que se emplea no cuenta con propiedades especiales, se orientan a brindar unas horas de relax y diversión a sus clientes en sus piscinas dinámicas o en sus bañeras de burbujas, aunque algunos de los más completos proponen tal cantidad de servicios que resultan también una opción idónea para aquellos que tienen cómo única enfermedad la necesidad de desconectar y cuidarse unos días, que no es poco en los tiempos que corren

HOTELES - BALNEARIO

La categoría de estos hoteles, que cuentan en sus dependencias con un balneario en toda regla, oscila entre una y cinco estrellas, por lo que sus características, su clientela y su ambiente son del más dispar. Por lo general, los que tienen menos estrellas están más orientados al aspecto terapéutico más tradicional de los balnearios; los más lujosos, por el contrario, suelen mezclarlo con el aspecto más reciente y lúdico de estos establecimientos, por lo que sus programas de estética, bienestar y relax se suman habitualmente a los destinados a prevenir o tratar infinidad de trastornos, que variarán en función de las indicaciones del tipo de aguas mineromedicinales con que cuente cada uno de ellos. Tanto unos como otros tienen sus instalaciones abiertas a huéspedes del hotel y a clientes no alojados en él. Además, todos ellos, al margen de su categoría, deben realizar sus tratamientos bajo la supervisión de un médico, que marca la duración necesaria y el tipo de técnicas que se deben aplicar para lograr un fin terapéutico eficaz.

Hotel: HESPERIA BALNEARIO DE GUITIRIZ H****
Localización: Carretera del Balneario s/n. - 27300 Guitiriz, Lugo
Teléfono: 982 022 200
Fax: 982 022 210
Correo electrónico: reservas@hesperia-balneariodeguitiriz.com
Página web: www.hoteles-hesperia.es

Balneario de Guitiriz


Hotel: BALNEARIO Y TERMAS DE LUGO, SL
Localización: Barrio da Ponte, s/n. - 27004 Lugo/td>
Teléfono: 982 22 12 28
Fax: 982 22 16 59.
Correo electrónico: balneario@balneariodelugo.com
Página web: www.balneariodelugo.com

Balneario de Lugo


HOTELES - SPA

Su nombre viene de las siglas en latín de Salud por el agua. Sin las propiedades de las aguas mineromedicinales, estos centros están orientados más bien a un gozo más lúdico del agua y a los programas de belleza, bienestar y relax a través de técnicas que también se emplean en la talasoterapia o la balneoterapia, como las bañeras de hidromasaje, chorros, duchas circulares, masajes, piscinas dinámicas o jacuzzis.

Hotel: GRAN HOTEL DE LUGO H****
Localización: Avda. Ramón Ferreiro, 21 - 27002 Lugo
Teléfono: 982 22 41 52
Fax: 982 24 16 60
Correo electrónico: ghlugo@ghhoteles.es
Página web: www.gh-hoteles.com

Gran Hotel de Lugo


Hotel: HUSA SPA VILLALBA H****
Localización: Charca do Alligal, s/n. Santaballa - 27830 Vilalba, Lugo
Teléfono: 982 515 000
Fax: 982240195
Correo electrónico: hotelspavillalba@husa.es
Página web: www.husa.es

Husa Spa Villalba