Programa MaB UNESCO

Antecedentes

El Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MaB), de la UNESCO, iniciado a principios de los años 70, desarrolla las bases, dentro de las ciencias naturales y sociales, para el uso sostenible y la conservación de la diversidad biológica y para la mejora de la relaciones entre las personas y su medio ambiente.

El Programa MaB promueve la investigación interdisciplinaria en ciencias naturales y sociales, y la capacitación en gestión de los recursos naturales, en particular sobre la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. El MaB contribuye de esta manera, no sólo a comprender mejor el medio ambiente, incluyendo el cambio global, sino también a un mayor compromiso de la ciencia y de los científicos con el desarrollo de políticas relativas a la utilización racional de la biodiversidad biológica.

El Programa MaB colabora con otros organismos internacionales para impulsar resultados concretos en diversos aspectos del desarrollo sostenible (Convenio sobre Diversidad Biológica, Convenio Ramsar para la actuación conjunta y coordinada de las tierras húmedas, y Programa Internacional de Investigación Científica sobre la Biodiversidad).

La Secretaria del Programa MaB está ubicada en la sede de la UNESCO en París, y su órgano de gobierno es el Consejo Internacional de Coordinación (CIC), compuesto en cada momento, de manera rotatoria, por treinta y cuatro países de los 105 que participan en el Programa MAB. La mitad de los miembros del CIC se renueva cada dos años, en el transcurso de la Conferencia General de la UNESCO. En las reuniones del CIC, que también tienen una periodicidad de dos años, se eligen los miembros de la Mesa (o Buró), que está integrada por seis miembros, uno por cada una de las seis regiones mundiales de Naciones Unidas, uno de los cuales es el Presidente y los demás son Vicepresidentes. En la actualidad España ocupa una de las vicepresidencias, en representación de Europa.

Cada país que se interesa y compromete en implementar este Programa debe organizar una Comisión Nacional o Comité MaB con carácter asesor, coordinador y gestor de acciones, que integre como miembros a representantes de los organismos e instituciones más relacionadas con los contenidos del Programa MAB. Cuando no es posible organizar un Comité, se admite que una persona asuma la función de Punto Focal del Programa MAB, aunque es recomendable que ésta sea una situación transitoria.

A lo largo de más de treinta años de funcionamiento, el Programa ha ido centrando sus actuaciones en la figura de reserva de biosfera. En la actualidad, el objetivo prioritario del Programa MaB es promover el funcionamiento de las reservas de biosfera individuales y, sobre todo, potenciar la Red Mundial de Reservas de Biosfera. Ésta es considerada un instrumento eficaz para la aplicación de proyectos de conservación y uso sostenible de la diversidad biológica, para el desarrollo de programas científicos y para la gestión integrada de los recursos naturales, a través de la aplicación del concepto de reserva de biosfera en el terreno.

El Plan de Acción de Madrid que fue aprobado durante el III Congreso Mundial de Reservas de Biosfera marca la estrategia del Programa MaB para el periodo comprendido entre 2008 y 2013. Consiste en una serie de objetivos y acciones que subrayan la necesidad de utilizar las reservas de biosfera como lugares de demostración que ofrecen respuestas eficaces a los nuevos retos, como la pérdida de los conocimientos tradicionales y la diversidad cultural, la demografía, la pérdida de tierras cultivables, el cambio climático, la biodiversidad y desarrollo sostenible, en particular, lugares que sean capaces  de mitigar y adaptarse al cambio climático, y promover un mayor uso de las energías renovables en el futuro sostenible de las zonas rurales y urbanas y para mejorar y aprovechar los servicios de los ecosistemas y los productos en el desarrollo sostenible para el bienestar humano.

El Plan de Acción de Lima para el Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO y su Red Mundial de Reservas de Biosfera (2016-2025) contiene un conjunto de acciones exhaustivas, aunque concisas, cuyo fin es el de garantizar la implementación efectiva de la Estrategia del MAB 2015-2025 adoptada por el CIC-MAB en su 27.a sesión (UNESCO, París, 8-12 de junio de 2015) y respaldada por la Conferencia General de la UNESCO en su 38.a sesión (UNESCO, París, 3-18 de noviembre de 2015). Tanto la Estrategia del MAB 2015-2025 como el Plan de Acción de Lima 2016-2025 se fundamentan en la continuidad de la Estrategia de Sevilla y en el Marco Estatutario de la Red Mundial de Reservas de Biosfera (RMRB) y se basan en las conclusiones de la evaluación de la implementación del Plan de Acción de Madrid para las Reservas de Biosfera (2008-2013).